Sani comenzó su andadura en 1964. Desde una oficina situada en la calle San Isidro de Granada, empieza dedicada a la comercialización de láminas bituminosas para la impermeabilización en el mundo de la construcción. Es precisamente, de su ubicación inicial en la calle San Isidro, de donde surge el nombre comercial Sani.

Debido a su continuo crecimiento, a estos productos se empiezan a sumar otros materiales relacionados con la impermeabilización, además de entrar en el sector del aislamiento, todo ello siempre dentro del mundo de la construcción y con firmas líderes en su sector.

A principios de la década de los 70, decide fabricar sus propias láminas en unas pequeñas instalaciones situadas en Armilla (Granada). Comienza la expansión de su red comercial por Andalucía.

A principios de los 80, se ve en la necesidad de trasladar sus instalaciones. Pone en marcha una nueva fábrica y almacén en una nave de mayor tamaño, situada ahora en la calle San Miguel, también en Armilla (Granada), desde donde continúa su desarrollo e innovación.

Finalmente, a principio de 2009, traslada sus Oficinas Centrales a Cijuela (Granada) dónde, sobre una superficie de casi 50.000 m2, están situadas las nuevas instalaciones de fabricación para una mayor producción. Este aumento de la capacidad productiva, ha permitido a la empresa comenzar un proyecto de expansión, permitiéndole ahora abarcar toda la Península, e incluso plantearse por primera vez el reto de explorar  mercados internacionales.